Descubre quién eres realmente: ideas limitadoras

Autor:personalMENT
Autor:personalMENT

¿Quién eres tú?. Nadie mejor que uno mismo tendría que saber responder a esta pregunta, sin embargo es justamente a uno mismo a quien más le cuesta decir quien es en realidad, ¿hacemos la prueba?: Tómate unos instantes para pensar en quién eres, (si lo deseas puedes ayudarte escribiéndolo en un papel).

Quizás empezar  nos sea fácil: nombre, la edad, profesión, roles que desempeñamos en la vida como padre/madre de, pareja de, activista de,…pero tras ello y tras enunciar algunas de nuestras aficiones y preferencias, la cosa se complica y cada vez se hace más difícil seguir. Es entonces cuando acudimos a las etiquetas del “yo soy”: yo soy tímido, alegre, extrovertido, pesimista, perfeccionista, soñador…

Esas etiquetas con las que nos identificamos nos las atribuimos en algún momento del pasado y , por algun motivo, hemos decidido incorporarlas en nuestra vida para siempre. Lo curioso de todo ello es que justamente las etiquetas que usamos para definirnos son también nuestros principales limitadores.

Aquí tienes algunos ejemplos de frases que usamos muy a menudo en ese sentido limitador:

-Las matemáticas no se me dan bien porque yo soy de letras.

-Me gustaría aprender idiomas pero soy demasiado mayor.

-Soy muy tímido y por eso no voy a fiestas.

-Soy así y no puedo evitarlo.

Seguramente sería más sincero decir:

-Las matemáticas me aburren y por eso no las he estudiado con tanta dedicación.

-Me gustaría saber idiomas pero no estoy dispuesto a emplear el  tempo necesario para estudiarlo.

-No voy a fiestas porque me resulta más cómodo quedarme en casa.

-Soy así porque realmente no quiero cambiar.

La diferencia de usar los primeros ejemplos es que nos eximen de esforzarnos por cambiar. Al escudarnos tras la etiqueta del “yo soy” nos liberamos de la responsabilidad que tenemos con nosotros mismos y con nuestra vida. En definitiva, nos resulta más cómodo perpetuarnos en un comportamiento que ya conocemos, que enfrentarnos al esfuerzo que supone cambiar.

Ahora que ya conoces el poder de las etiquetas sobre tu propio desarrollo y crecimiento, puedes decidir como actuar. Aquí tienes una herramienta que te puede ser de utilidad:

-Escribe una lista con todo lo que creas ser. A continuación separa aquellas cosas que te gustan de aquellas que desearías cambiar.  Céntrate en éstas últimas y elige una de ellas (máximo dos) y durante unos minutos dedícate a pensar todas las cosas que puedes hacer para cambiar eso que no te gusta de ti.

Finalmente escribe en un papel con cuales de esas cosas que puedes hacer para cambiar te comprometes.  Relee ese papel tantas veces como necesites en tu día a día para tenerlo presente.

Ahora que ya has leído este post te atreves a responder ¿quién quieres ser?

Anuncios

3 herramientas para reforzar tu autoestima

imagen autoestima

¿Cuántas veces has escuchado que la verdadera felicidad proviene de uno mismo?
¿Cuántas veces te han dicho que tu bienestar depende en gran parte te ti y que para poder querer a alguien primero debes saber quererte a ti mismo?

De alguna manera todo ello viene a reconocer la importancia de la AUTOESTIMA, que viene a ser aquello que piensas de ti mismo, cómo te sientes con esos pensamientos y cómo aplicas todo ello en tu vida.

Cuando la vida resulta sencilla y todo nos va bien, es fácil caer en la autosatisfacción, pero  cuando las cosas se complican y surgen las dificultades (pérdida del trabajo, ruptura con la pareja, fracaso en un proyecto…)nuestro bienestar emocional se agrieta como una pared vieja y las insuficiencias en la autoestima se presentan despiadadamente, provocando sufrimiento y malestar.

Ser consciente del estado de nuestra autoestima y disponer de herramientas para mejorarla no sólo nos proporcionará una fuente de motivación y de impulso para la acción, sino que además nos protegerá como una vacuna cuando lleguen las adversidades y lo más importante: cuidaremos nuestra salud. Está demostrado que una falta de autoestima genera emociones negativas que pueden provocar estrés y depresión.

Aquí tienes 5 preguntas que te ayudarán a tomar conciencia de tu autoestima:

1.- ¿Te cuesta aceptar regalos y te sientes en deuda cuando te dan algo y en ese momento tú no das nada cambio?

2.- ¿Cuando te alagan y te reconocen un mérito, le sueles restar importancia y crees que no es para tanto?

3.- ¿Piensas que pedir ayuda te hace vulnerable y te cuesta reconocer abiertamente que no sabes mucho sobre un determinado tema?

4.- ¿Te resulta más cómodo hacer lo que crees que esperan de ti que mostrarte tal cual eres, te escudas tras una sonrisa antes de mostrar tus verdaderas emociones?

5.- ¿Interiormente te sueles comparar con los demás y/o competir con ellos?

Cada respuesta afirmativa es un indicador que hay aspectos de tu autoestima que aun pudes mejorar. Pero ¿cómo?.

Aquí tienes 3 herramientas muy sencillas que te pueden ayudar.

1.- Acéptate. Aceptar no es negar ni resignarse, sino reconocer que las cosas no son como quisiéramos que fueran.

2.- Actúa. Sólo la práctica conduce al verdadero camino del cambio. Mejorar la autoestima no es una decisión sino un aprendizaje, no importa cuantas veces te salga mal, sino cuantas veces estés dispuesto a intentarlo.

3.- Háblate a ti mismo de la misma manera que le hablarías a un amigo.  Escúchate, anímate, no te juzgues, dedícate tiempo y en tu diálogo interior utiliza las mismas palabras de respeto y apoyo que usarías con tu mejor amigo.

Mantén tu cerebro en forma con 5 hábitos (2a parte)

personalment

En la anterior entrada vimos qué 5 hábitos podíamos introducir en nuestra vida para tener un cerebro en forma. En muchas ocasiones, no obstante, lo difícil no es tanto saber QUÉ hacer, sino “CÓMO” hacerlo.

El cerebro juega un papel decisivo en nuestra vida, hasta el punto que nuestro bienestar está directamente condicionado por el uso que hagamos de él.  En este sentido, conocer algunos de los “CÓMO” podemos incidir en nuestro propio cerebro nos permitirá sacarle mayor partido y, en definitiva, nos facilitará el ir acercándonos al objetivo de este blog: ser la mejor versión de nosotros mismos.

1.- Posibles “cómo” aconseguir tener un sueño de calidad:

-Acuéstate y levántate siempre a la misma hora: mientras estamos despiertos la rutina puede ser muy aburrida, sin embargo a la hora de tener un sueño de calidad, la rutina es fundamental. Si cambias frecuentemente tu horario de descanso difícilmente podrás estar activo o relajarte de forma natural.

-Evita el ejercicio antes de acostarte: el ejercicio es muy saludable pero mejor hacerlo por la mañana, así evitarás estar muy activado antes de meterte en la cama.

-Revista la iluminación y la temperatura de la habitación en la que duermas: mejor totalmente a oscuras y sin calefacción, dormir nos ayuda a enfriar el cerebro y por las noches necesitamos poder bajar la temperatura cerebral.

-Evita usar aparatos tecnológicos antes de dormir. La luminosidad de las pantallas confunde el cerebro. Siempre puedes substituirlos por un buen libro!. Tampoco es recomentable dormir con auriculares. El sonido dificulta que el cerebro alcance las ondas cerebrales adecuadas para el descanso.

Evita discutir o tratar temas importantes antes de acostarte. Un pensamiento negativo no facilita un buen sueño.

2.- Posibles “cómo” tener niveles de estrés moderados:

-Planifícate el día, prioriza lo realmente importante y delega. No podemos hacer que el día tanga más horas, pero podemos usar las que tiene de mejor manera!

Regálate pequeños paréntesis durante el día, así permitirás que tu cerebro también se relaje.

Practica con regularidad una actividad que te guste y que te sirva como válvula de escape.

3.- Posibles “cómo” autogenerarse emociones positivas:

Busca y cuida aquellas relaciones que verdaderamente te aporten y evita aquellas que te resten. Somos seres sociales, necesitamos el contacto con los demás.

-Cuidate y mímate. Está muy bien estar pendiente de quienes queremos pero si no nos queremos a nosotros primero, difícilmente podremos querer a los demás. Si no estamos bien nosotros mismos, difícilmente podremos ayudar a los demás.

Identifica tus propias emociones, ponles nombre y no te juzgues por sentir lo que sientes. Exprésate de forma asertiva: mejor fuera que dentro.

4.-Posibles “cómo” mejorar tu actividad física:

Ejercicio mental. Además de practicar el deporte que  te guste, también puedes hacer ejercicio mental: memorizar números de teléfono, poesías…intentar escribir con tu mano contraria a la habitual. Si no te gusta el ejercicio físico intenso haz estiramientos e intenta caminar entre 30 y 45 minutos al día.

5.- Posibles “cómo” mejorar la alimentación. Come sano y come bien!

-Haz una lista de la compra, así evitarás comprar aquellos extras que no deseas.

-Consume grasas insaturadas (aceite de oliva, frutos secos, pescado azul), el omega-3 protege las células del cerebro.

-Procura estar bien hidratado. El cerebro necesita agua. ¿sabías que basta perder un 2% de hidratación para reducir la memoria a corto plazo?

-Desayuna abundantemente y evita cenar mucho. El cerebro requiere mucha energía para estar plenamente activo. Si cenas poco evitarás que el estómago trabaje más de la cuenta por la noche y te levantarás más descansado.

Mantén tu cerebro en forma con 5 hábitos (1a parte)

personalment

Durante mucho tiempo razón y emoción se han considerado conceptos opuestos, pero gracias a la neurociencia hoy en día ya sabemos que todo lo que somos, sentimos y pensamos parte de un mismo lugar: nuestro cerebro.

El cerebro vendría a ser algo así como “un ordenador central” en el que se guardan nuestros conocimientos y nuestros recuerdos, pero también el lugar en el que se generan nuestras emociones.Teniendo este papel tan importante en nuestra vida vale la pena dedicar un poco de atención a su cuidado ¿no crees?.

Que un cerebro esté sano depende de muchos factores, pero hay 5 de ellos sobre los que sí podemos incidir y que son decisivos para mantener  nuestro cerebro en forma:

1.- Sueño de calidad: Tener un buen día  depende más de cómo te acuestas que de cómo te levantas. 
Los entendidos recomiendan dormir al menos 6 horas, pues el sueño tiene una importante función reparadora. ¿Sabías que mientras duermes las células de tu cerebro se reducen un 60%, facilitando al líquido cefalorraquídeo limpiar más libremente los tóxicos que pueden ser causantes de enfermedades neurodegenerativas?.

2.- Estrés moderado: En muchas ocasiones menos es más.
En nuestra sociedad no se valora el descanso y parece que estar siempre activo y ocupado da mejor imagen, pero no se trata de hacer mil cosas al día, sino de hacer aquellas que realmente son necesarias, aportan valor y nos dan productividad, no para poder seguir haciendo más cosas, sino para ser dueños de nuestro tiempo y poder dedicarnos a lo que realmente deseamos.

3.-Emociones positivas: el mejor medicamento natural.
Sentir emociones agradables, divertidas y placenteras aumentan las endorfinas, unos neurotransmisores que disminuyen la ansiedad, reducen el dolor, refuerzan el sistema inmunitario y retrasan el proceso de envejecimiento.

4.-Ejercicio físico: Como dice el nutricionista Michael Colgan “si no tienes tiempo para el ejercicio físico ya puedes ir ahorrando tiempo para la enfermedad”.
El deporte reactiva el cerebro, mejora el estado de ánimo y previene los efectos de la degeneración cerebral.

5.- Alimentación. Come sano y come bien!
Los neurotransmisores son los mensajeros de información entre las neuronas. Su formación depende de los nutrientes que provienen de los alimentos. Una mala nutrición acaba provocando que estos rápidos mensajeros fallen en su misión.

¿Ya tienes definidos tus propósitos para el nuevo año?

Autor: Oliver Calvo
Autor de la imagen: Oliver Calvo

Muy pronto brindaremos por el inicio de un nuevo año, pero ¿qué significa para ti empezar un año nuevo?.

Cualquier día es el ideal para proponerse un reto, para fijarse un objetivo, para establecerse un propósito, pero es frecuente que muchas personas elijamos diciembre para evaluar el año que finaliza e imaginar como deseamos que sea el que empieza.

Dejar de fumar, hacer más deporte, ver más a los amigos, dedicarnos más tiempo a nosotros mismos, encontrar pareja o volver a estudiar… suelen ser los deseos que encabezan las listas de muchas personas, pero la realidad es que pocas semanas después esas mismas personas vuelven a fumar igual, dejan de ir al gimnasio, sus agendas siguen igual de apretadas que siempre y no hacen nada distinto por conocer a nuevas personas.

Aquí tienes 6 preguntas que te pueden ayudar a conseguir que tus propósitos no sean sólo eso (propósitos) y se acaben volviendo realidad.

1- ¿Se trata realmente de un propósito que quieres cumplir haciendo el esfuerzo necesario o es sólo un deseo o un sueño que tienes?
Sé sincero contigo mismo, la peor mentira es la que te haces a ti.

2- ¿Está en tu mano conseguir tu propósito o depende de los demás?
Sé realista. Tu bienestar es demasiado valioso para dejarlo en manos de otros. Si alcanzar tu propósito no depende en gran parte de ti, sustitúyelo.

3-¿De todos tus propósitos cuales son los realmente importantes para ti?
Prioriza. Puedes tener muchas ideas pero recuerda que sólo tienes dos manos.

4-¿Qué, cómo y cuándo vas a hacer lo necesario para alcanzar tu propósito?
Planifica. Haz de tus propósitos un hábito e incorpóralos en tu día a día.

5-¿Qué puedes aprender de los fallos?
Supérate. No te justifiques, ni busques culpables para abandonar y acepta el error como parte del camino.

6-¿Qué vas a hacer cuando consigas tu propósito?
Prémiate. El primero en quererte y cuidarte debes ser tú mismo.

 

Descubre dónde se sitúan tus pensamientos

Tenzin Gyatso (Dalai Lama)
Tenzin Gyatso (Dalai Lama)

La capacidad de razonar es un rasgo que distingue a los humanos del resto de los animales. Aprovechémosla!!

A través del razonamiento y la reflexión podemos llegar a conocernos mejor y saber cómo nos puede afectar una determinada situación, en definitiva, nos permite coger las riendas de nuestra propia vida.

De entrada puede parecer complicado y la falta de tiempo para dedicarte a ello suele ser el primer argumento que utilizamos para no hacerlo, pero en realidad se trata sólo de una excusa para no enfrentarnos a nosotros mismos y a nuestros fantamas internos.

Razonar a través de la reflexión no es tan complicado. De forma simplificada  se trata de “mirarnos desde afuera” para darnos cuenta, con objetividad, lo que está ocurriendo y cómo nos sentimos. Te aseguro que no es lo mismo estar enfadado sabiendo que lo estás, que estarlo sin ser consciente de ello. Tu comportamiento y la gestión que hagas de tu malestar no será el mismo. Si eres consciente de lo que estás sintiendo en  cada momento tú podrás gestionar tus propias emociones.

Introduce la reflexión como una práctica en tu día a día y descubre como poco a poco te irás sintiendo más seguro e independiente. No podrás evitar tener malos momentos, pero sí podrás superarlos mejor.

¿TE APETECE PROBAR?

“ Sólo existen dos días en el año en que no se puede hacer nada. Uno se llama ayer y otro mañana. Por lo tanto hoy es el día ideal para amar, crecer, hacer y principalmente vivir.”                                                                                                                                                   (Dalai Lama)

-¿Cómo te sientes al leer esta frase?

-¿Cuántos de tus pensamientos se van a tu pasado?

-¿Cuántas veces tu mente fantasea con hipótesis del futuro?

-¿A qué te comprometes contigo mismo para hacer del presente el momento ideal para amar, crecer, hacer y principalmente vivir?

¿Conoces tus competencias emocionales?

imagen emoticones

Rabia, ira, alegría, satisfacción, miedo, sorpresa, vergüenza, tristeza…las emociones forman parte de nuestro día a día y condicionan nuestro comportamiento con los hijos, con la pareja, en el trabajo, con los amigos…

Cuando escuchamos música, cuando decidimos comprar un producto y no otro, cuando estamos haciendo cola, cuando conducimos… incluso cuando leemos un WhatsApp estamos en contacto directo con las emociones.

Ante ellas podemos optar por negarlas (lo que no significa que desaparezcan), podemos dejarnos llevar por ellas (renunciando así a nuestra voluntad), o podemos intentar gestionarlas de la mejor manera posible para mejorar nuestro bienestar. Cuando optamos por esta última opción utilizamos la Inteligencia Emocional, es decir, hacemos un uso inteligente de las emociones, utilizándolas como guías del comportamiento y del pensamiento para ayudarnos a mejorar nuestros resultados.

Pero de la misma manera que una persona no llega a ser un buen músico sin practicar y por el solo hecho de tener “buena oreja”, la Inteligencia Emocional también requiere de una puesta en práctica de las competencias emocionales.

TE INVITO…

Te invito a que leas estas 10 competencias emocionales e identifiques cuales de ellas tienes incorporadas en tu día a día y cuales crees que necesitas desarrollar.

  • Conciencia emocional: soy capaz de percibir e identificar con precisión mis propios sentimientos y emociones.
  • Regulación y expresión emocional: soy capaz de expresar las emociones acorde con el momento y las circunstancias. Puedo regular la impulsividad y  la ira y tolerar la frustración para prevenir sentirme mal.
  • Autoestima: Me satisface lo que pienso de mi, como me siento con esos pensamientos y como aplico todo ello en mi vida.
  • Automotivación: Me implico emocionalmente en las actividades de mi vida y sé darle un sentido a todo lo que hago.
  • Resiliencia: Por muchas veces que me caiga soy capaz de levantarme.
  • Asertividad: Soy capaz de decir “sí” cuando quiero decir “sí” y decir “no” cuando quiero decir “no”, respetando las ideas y los sentimiento de los demás.
  • Empatía: Puedo percibir las emociones y los sentimientos de los demás. Sé ponerme en el lugar de los otros.
  • Gestión de conflictos: Apuesto por la solución pacífica de los problemas a través del diálogo, la negociación y la mediación.
  • Responsabilidad: Tomo mis propias decisiones con autonomía y libertad.
  • Bienestar emocional: Con frecuencia me regalo momentos para mi y encuentro ocasiones para hacer aquellas cosas que me gustan.

Sea cual sea tu resultado, ENHORABUENA!! Porque tomar conciencia de uno mismo es el primer paso para alcanzar cualquier cambio.